Tiempo y libertad

Posted by Mariano Muñoz - 15 abril, 2012 - Calidad de vida, Gestión del Tiempo - 1 Comment
Flor con bichitos

La libertad ha sido una de las más sagradas aspiraciones del ser humano a lo largo de la historia. Ha sido causa y motivo de guerras y revoluciones. Ha inspirado constituciones y los sistemas legislativos de los países. Ha sido leitmotiv de filósofos y escritores de toda índole.

La cuestión  práctica está en cómo se aplica y ejerce esta libertad  una vez conquistada y recogida en los tratados, en cómo la disfrutamos y la integramos en nuestras vidas.

Podríamos hablar de la libertad de pensamiento o de expresión, o tal vez de asociación o de movimientos; sin ánimo de jerarquizar me quiero centrar en la identificación entre el ejercicio de la libertad y en cómo disponemos utilizamos nuestro tiempo.

Hay un reto fundamental al que nos enfrentamos los seres humanos en relación con la libertad y es qué queremos hacer con ella, dentro del respeto que nos debemos en la vida en sociedad; pues todos estamos más o menos de acuerdo en la bondad del concepto, pero las diferencias son enormes en cuanto a su ejercicio.

Muchas personas creen que la libertad se limita a ejercer el derecho al voto cuando somos convocados a ello, o a tener una determinada ideología, o a expresarse en los términos que nos parecen oportunos.

Pero para mí una expresión fundamental de la libertad individual de cada ser humano está en cómo organiza su vida; cuáles son sus objetivos y cómo distribuye su tiempo para disfrutar de una adecuada armonía en su existencia.

Este es un reto personal que cada uno ha de perseguir, pues, por mucho que tengamos reconocidos nuestros derechos, la falta de definición clara de nuestros objetivos más importantes en la vida, la inercia, y efecto de imitación de unos y otros hace que nos dejemos arrastrar por una dinámica de inconsciencia del uso y disfrute de nuestro tiempo. Si no controlas tu tiempo, otros lo harán por ti. Nuestro tiempo es el único recurso que tenemos completamente irremplazable.

El “tiempo de calidad”, es aquel del que disfrutamos de forma consciente y plena o en que nos sentimos realizados en aspiraciones más existenciales, o simplemente saboreamos las cosas que nos gustan. “Tiempo de calidad compartido”, es el vivido en compañía de quien nos lo hace más grato en las infinitas formas que esto es posible.

Hay que buscar, incentivar, planificar, perseguir y luchar por estos usos de nuestro tiempo, pues nos va en ello lo más importante: nuestra libertad y eso que podemos llamar “felicidad cotidiana”.

Un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Current month ye@r day *